Visitar Stonehenge, viajes independientes y organizados

Stonehenge, parte de un inmenso puzzle

Blog Megalítico 0 7
Stonehenge, parte de un inmenso puzzle

Stonehenge, pese al paso de los siglos sigue siendo un monumento lleno de enigmas y una de las grandes atracciones del Reino Unido, con visitantes de los cinco continentes que se preguntan cómo y para qué se elevaron esas moles de roca sobre los pilares y precisamente en ese sitio.

Los últimos años están siendo muy importantes y han traído avances en el estudio científico de Stonehenge y la clave ha sido el análisis del monumento de forma conjunta con su entorno y con otros muchos restos de culturas neolíticas de su entorno, en lo que parece conformar un complejo coherente y con un sentido global que pronto podría ser descubierto.
En efecto, nuevas excavaciones y las tecnologías cada vez más avanzadas en imagen subterránea mediante radar y campos magnéticos, revelan que Stonehenge no es más que uno de los elementos de un complejo de estructuras situadas en decenas de kilómetros a la redonda en forma de asentamientos urbanos, complejos de enterramiento ceremonial y similares. Todos, forman un puzle de piezas neolíticas y de la edad de bronce que los científicos no están muy lejos de completar.

El proyecto Stonehenge Hidden Landscapes

Uno de los grandes proyectos de los últimos años ha sido “Stonehenge Hidden Landscapes”, que ha utilizado tecnologías avanzadas de sondeo subterráneo que han desvelado que bajo el complejo megalítico existen una serie de estructuras que se extienden en 12 km cuadrados. Lo cierto es que los resultados reales no han llegado tan rápido o tan espectacularmente como se esperaba y ha habido falsos positivios que finalmente han quedado en nada y han echado por tierra los titulares precipitados de la prensa cuando anunciaba descubrimientos de nuevos y gigantes Stonehenges. Pese a ello, los avances han existido y se han localizado pistas que añaden piezas al enorme puzle de piedra que algún día se podría completar. Desde los grupos científicos del proyecto, se reconocen las decepciones pero se apunta a que se han sentado las bases de nuevos estudios sobre el terreno que podrían dar sus frutos en los próximos años con tecnologías más sofisticadas.

Una de las decepciones más recientes han sido las supuestas estructuras subterráneas localizadas junto a las Durrington Walls que auguraban un nuevo “sueprhenge” que finalmente quedó en nada. Aunque “en nada” tal vez es excesivo. Desde el University College London’s Institute of Archaeology se piensa que los socavones encontrados, finalmente vacíos, sirvieron para crear una estructura temporal a base de grandes maderos que podrían ser el perímetro de un gran poblado o un complejo simbólico no permanente relacionado con la construcción de Stonehenge.

Stonehenge no es un complejo aislado

Eso parece ya probado. Los megalitos de Stonehenge se entenderán cuando consigamos comprender el complejo entramado de monumentos y restos pétreos que le rodean. Y hablamos de un área habitada ya desde hace 9.000 años y en la que el propio Stonehenge fue construido en dos fases bien diferenciadas, una con el establecimiento de los primeros sillares de menor tamaño y 500 años después, con la ubicación de los grandes megalitos icónicos a su alrededor, que todos conocemos.

Sonehenge se relaciona ahora con Avebury, desde donde al parecer se trajeron las piedras. Y el área de influencia neolítica se extiende también a la rica zona arqueólogica de Preseli hills en Gales, desde donde se piensa fueron traídos los primeros sillares originarios, a modo de una especie de unificación política de los dispersos pueblos neolíticos de las culturas del sur de las islas británicas. Fascinante teoría, sin duda, pero ¿cómo lo hicieron? ¿cómo transportaron esas piedras por 260 km. ¿Fue por acción de los glaciares como sostienen algunos? ¿la mano del hombre podía hacerlo? … más misterios.

Como vemos, cada piedra que se levanta, cada enterramiento que se descubre y cada hueso que se analiza añade un misterio más a los existentes. Pocas zonas del mundo cuentan con tal nivel de análisis científico y a la vez, con tan pocas certezas. Sea como fuere, parece evidente que no se puede entender Stonehenge sin mirar a su alrededor y que además, todos los nuevos trabajos contribuyen a mantener el enigma y el interés de un lugar que no deja de atraer visitates y soñadores año tras año.

Valora este reportaje

¿Te ha gustado este reportaje? Lo puedes valorar del 1 al 5. ¡Gracias por tu contribución!

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (No Ratings Yet)
Loading...

Valoración del Editor

  • Valoración
  • Puntuación total

Valoración del usuario

  • Valoración
  • Puntuación total

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu email no se publicará. Los campos obligatorios están marcados *

Reserva hotel cerca

Indica tus fechas

Fecha de entrada

calendar

Fecha de salida

calendar

Sin comisiones
y precio mínimo garantizado

Tickets y visitas guiadas

Enlaces interesantes