TOURS Y VISITAS: Sin colas, paseos guiados

El monumento

La dieta de los habitantes de Stonehenge

Qué comían los habitantes de Stonehenge

Qué comían los habitantes de Stonehenge

Uno de los estudios más curiosos de los últimos tiempos, relacionados con el mundo de Stonehenge ha sido el anális de la dieta de los pobladores de la zona, a raíz de la investigación llevada a cabo sobre restos de cerámica y huesos de animales. Los resultados de este estudio se podrán ver en la exposición titulada  «Feeding Stonehenge», organizada por English Heritage en el propio museo junto a las piedras. En este reportaje nos remontaremos 4.500 años atrás para comentar cómo era la dieta de aquellos hombres del neolítico que construyeron el círculo de piedras.


Aficionados a los banquetes

La primera conclusión es que los pobladores de la época no eran en absoluto atrasados seres con pocas habilidades generales. Muy al contrario, una civilización capaz de construir Stonehenge, de mostraba también ciertos avances en materia gastronómica y contaba con un amplio elenco de ingredientes con los que preparaban sus comidas. El periodo que tratamos es amplio, como lo fue el proceso general de construcción de Stonehenge, cuyo periodo principal de construcción fue el año 2.500 antes de Cristo, con la erección de las principales piedras.

Los avances actuales en la investigación química han permitido afinar mucho la búsqueda e identificar los alimento usados.


Stonehenge era un monumento «a las afueras del pueblo»

Efectivamente, se supone ahora que los creadores de Stonehenge habitaban en la zona conocida como Durrington Walls, a pocos kilómetros al norte del círculo de piedras. En su titánica labor de construcción ¿qué alimentos consumirían? ¿cómo podrían cargarse de energía para afrontar las duras jornadas de transporte de piedras?

Como hemos comentado, los huesos de animales son un libro abierto de la dieta de aquellos tiempos. Del estudio de los lípidos a nivel microscópico se ha descubierto que el ingrediente estrella era el cerdo. Los productos derviados de la leche han dejado también trazas en diversos envases utilizados por los pobladores de la zona y se han localizado en zonas muy concretas, lo que hace pensar que podrían guardar algún significado mísitico como podría ser la pureza o la fertilidad.

Hablamos de mantequilla, yogures o quesos. Se piensa más en este tipo de productos que en leche fresca, pues se considera que en aquella época, esas personas eran intolerantes a la lactosa.

Pero volvamos al cerdo. El cerdo era la estrella en los platos de entonces. Se han encontrado huesos de este animal en todas partes. Estudiando los dientes se han descubierto señales de desgaste que denotan algún tipo de crianza o alimentación no natural de estos animales. Se piensa que parte de la dieta de estos cerdos criados podría haber sido la miel, lo cual habría otorgado a la carne un sabor muy especial.


Stonehenge, un sitio de fiestas.

Uno de los aspectos más curiosos de la investigación es la conclusión de que Stonehenge era el escenario de fastos especiales en los que comer jugaba un papel especial, posiblemente ritual. Se han encontrado muchos huesos animales provenientes de comilonas. De todo tipo, tamaño y en todos los estados de consumo, de forma casi no natural, por ausencia de otros ingredientes, lo que hace pensar que las costumbres gastronómicas del entorno de Stonehenge no era la normal en ese periodo, que seguramente contaría con una mayor variedad de ingredientes, incluidos vegetales de todo tipo.

Las personas que comían en Stonehenge no lo hacía de la misma manera que en otros lugares. Ello refuerza la teoría de las piedras como un lugar ceremonial con un status especial.


¿Te gustó este artículo?

Valóralo

Nota media 3.5 / 5. Votos recibidos: 4

Reportajes relacionados
El monumento

Cómo se construyó Stonehenge

El monumento

Visión general de Stonehenge

El monumento

Stonehenge, druidas, ritos paganos y otros mitos

El monumento

El complejo megalítico y sus atracciones. Cómo organizar la visita

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *